Dormir con tu mascota puede alterar el sueño

A pesar de que innumerables personas duermen tranquilos sintiendo el cuerpo de su mascota cerca de ellas, un nuevo estudio de Mayo Clinic sugiere que este hábito aumenta las alteraciones del sueño.

En la investigación presentada durante la XXIX reunión anual de las Sociedades Profesionales del Sueño Asociadas, descubrió que aumenta la cantidad de gente con alteraciones del sueño debido a las mascotas.

¿Por qué hace daño?

Un estudio anterior de Mayo Clinic y publicado en el año 2002 informó que sólo 1% de los pacientes dueños de mascotas que acudieron al Centro del Sueño, informó tener algún inconveniente nocturno debido a los animales domésticos.

No obstante, el nuevo estudio revela que la cantidad de pacientes afectados registra un incremento del 10% en el 2013.

La doctora Lois Krhan, psiquiatra de Mayo Clinic y autora del estudio, comenta que “se determinó que si bien la mayoría de pacientes no creía que las mascotas les alteraban el sueño de forma intolerable, un porcentaje mayor de pacientes sí sentía irritación, lo que podría vincularse a la mayor cantidad de hogares con varias mascotas.

“Cuando la gente presenta este tipo de problemas del sueño, los especialistas del sueño deben averiguar si hay animales de compañía y ayudar a los pacientes a descubrir maneras de mejorar al máximo el sueño”.

Entre agosto y diciembre de 2013, 110 pacientes consecutivos del Centro para Medicina del Sueño de Mayo Clinic en Arizona, informaron que dormían con mascotas por la noche, como parte de un cuestionario completo sobre el sueño.

Las preguntas averiguaban el tipo y cantidad de mascotas, lugar donde dormían, cualquier comportamiento digno de comentario y si molestaban al paciente.

La encuesta revela que 46% de pacientes era propietario de alguna mascota y 42% de ellos tenía más de un animal doméstico. Los más populares eran perros, gatos y pájaros.

El tipo de inquietudes que los pacientes tenían de las mascotas consistían en ronquidos, quejidos, paseos por la casa, la necesidad de “salir” y problemas médicos. Y tú, ¿duermes con tu mascota?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *